El chileno se encontró en Zicatela con su amigo fotógrafo Pablo Jiménez y en cuatro días de mucho surfing produjeron esta obra de arte audiovisual.

Comments

comments