Tulsi Gabbard congresista de los estados unidos por Hawaii hace poco anunció que quiere irá por la Presidencia de Los Estados Unidos.
Esta congresista Demócrata Hawaiiana y surfers, explicó en una entrevista a CNN y a The New Yorker cuales son sus ambiciones y principios por los cuales ella se quiere hacer de la presidencia, fundando muchos de esos principios en el espíritu Aloha. ¿Tendrá cabida en un país que hoy ha tomado una línea muy contraria al espíritu Aloha de la mano del actual presidente (nº 45) Donald Trump?, eso se verá el 2020, pero cabe hacer la pregunta si en Chile eso sería posible, si el espíritu Iorana podría tener espacio en los perfiles politicos de La Moneda. La verdad es que no estoy tan seguro de que esto no fuera posible. Hoy el surf ha logrado tomarse la agenda política, claro un poco a la fuerza, como todo en la política Chilena, pero ha logrado avances notorios, como el encuentro de Ramón Navarro con el Presidente y la Ministra del Deporte en el marco del impulso que se persigue dar al trabajo de Fundación Rompientes de proteger el borde costero como uno de los patrimonios que ha impulsado económicamente a muchas zonas costeras que antes simplemente estaban abandonadas a su suerte y que hoy en le mar y sus olas ven una nueva oportunidad.
Una consciencia ecológica activa del cuidado del mar ha impulsado también que muchas de las políticas publicas tengan indices de protección hacia este inmenso recurso que ha demostrado ser finito si no lo cuidamos.
Por último recuerdo cuando el Alcalde de Rapa Nui Pedro Pablo Edmunds Paoa declaró que el surf era una actividad estratégica para Rapa Nui, una comunidad que vive mirando al mar y que en sus actividades ligadas ha desarrollado toda su economía.
Por último es curioso como efectivamente la visión que se desarrolla con el surf permite visiones que no caen en los dogmas, creo que es básicamente porque ninguna ola es igual a otra y hay que saber adaptarse a cada una de ellas en sus diferentes condiciones y que por sobre todo el fracaso no te niega la posibilidad de volver a intentar alcanzar tus objetivos. Por eso aún así, aunque lo veo difícil espero que Gabbard llegue a la casa blanca, como me gustaría que el Iorana llegara a la Moneda y así dar un impuso renovador a la vieja escuela de la Política Chilena que se ha despegado tanto de la realidad de Chile.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ramon Navarro (@surfnavarro) el

Comments

comments