Un buen equipo es esencial no sólo para su seguridad, sino para asegurarse de que sacar el máximo provecho de cada sesión de olas grandes, más aún si esa sesión es en Nazaré, una de las olas más brutales del mundo y donde un error o descuido suele salir caro.

Comments

comments